Taurina ¿Por qué es imprescindible en Gatos?

Descubre la importancia de la taurina en la alimentación felina

La salud de nuestro gato es siempre una prioridad. Por eso tenemos que conocer la importancia de la taurina para su crecimiento y desarrollo. La taurina es un nutriente que necesitan todos los gatos para su vida diaria. Si su organismo carece de este aminoácido, esta deficiencia puede provocar graves daños a su salud en un futuro. Por ejemplo, les puede provocar enfermedades respiratorias y cardiovasculares e incluso en algún caso ceguera.

Este importante nutriente afecta a las estructuras musculares y en el metabolismo de los mamíferos. Si nuestro gato no tiene suficiente taurina en su organismo, esta carencia puede afectar a la dinámica del músculo cardíaco, de la visión y de la reproducción. Incluso a la formación de la bilis por lo que es muy importante para que nuestro gato puedan realizar la digestión de forma satisfactoria.

Si nuestro gato no come alimentos con la cantidad suficiente de taurina no tendrá problemas de salud inmediatamente, pero en uno o dos años se empezarán a notar los primeros problemas de salud. Entre ellos destacan enfermedades tan graves como la degeneración retiniana central felina o una cardiomiopatía o enfermedad cardiaca. Su corazón de nuestro gato se irá poco a poco debilitando y corre el riesgo de sufrir un infarto.

Beneficios de la taurina para los gatos

Entre los beneficios de la taurina está la estimulación del metabolismo y del crecimiento orgánico. También la producción de las sales biliares y la mejora del funcionamiento del aparato digestivo.
Además la taurina tiene un gran efecto antioxidante, lo que ayuda a combatir el envejecimiento celular y mejorar la esperanza de vida.

También es muy importante su beneficio para las células de la retina y la mejora de la visión de tu gato. Incluso será beneficioso para el crecimiento y reproducción: los cachorros que precisan la taurina para crecer sanos. La taurina mejora la lactancia de las crías al aportar este aminoácido fundamental para su desarrollo.

Cómo paliar la deficiencia de taurina en gatos

Los gatos no son capaces de sintetizar la taurina lo que se puede convertir a lo largo de su vida en un problema serio. Esta especie de mamíferos es una de las que no la sintetizan a partir de otros aminoácidos. Los perros sin embargo no tienen problemas para sintetizar la taurina. Debido a este problema los gatos deben obtenerla por una vía externa ya por medio de la comida o de complementos nutricionales.

Diferentes de la mayoría de los mamíferos, los gatos no son capaces de sintetizar la taurina a partir de otros aminoácidos. Por ello, deben obtener este nutriente previamente sintetizado a partir de una fuente externa. Es decir: los gatos deben consumir taurina en las comidas que componen su dieta diaria.

Tenemos que intentar que la dieta de nuestro gato sea rica en taurina. Los expertos coinciden en que la dosis necesaria suele ser de 200 a 300 miligramos por cada toma diaria de comida. Pero siempre es mejor nuestro veterinario nos confirme cuál debe ser la dosis para nuestro gato.

La taurina está presente en las proteínas de origen animal por lo que tenemos que facilitarle alimentos o pienso que incluya este aminoácido. Debemos leer con cuidado la composición del pienso que le damos a nuestro gato y comprobar que tiene taurina. Los piensos de baja gama suelen tener poca proteína animal por lo que difícilmente puede contener el aminoácido. Normalmente solo contienen harina de algunos cereales como arroz, soja o maíz.

Alimentos ricos en taurina aptos para gatos

Por lógica los alimentos que contienen más taurina serán los de origen animal. Recuerda que siempre debes comprar alimentos para tu gato de alta calidad y no exponerlos a altas temperaturas porque la taurina perderá sus propiedades. Lo mejor es darle a nuestro gato los alimentos crudos o sometidos a una leve cocción.

Entre los alimentos de origen animal destaca la carne de vaca aunque siempre hay eliminar la grasa que no le aporta taurina y puede ser perjudicial. La concentración más alta de este aminoácido está en las vísceras como el hígado o el corazón. También se puede encontrar en la carne de aves como el pollo sobretodo en las vísceras o las patas.

También se puede encontrar la taurina en los huevos, quesos, yogurts y otros productos lácteos. Aunque a los gatos les encanta la leche hay que evitar la que tenga un alto contenido en grasa. Incluso productos como las almejas y los camarones también aportan grandes dosis de taurina y son bajos en grasas. Una delicia para el paladar de cualquier gato.

El déficit de taurina puede convertirse en un problema grave para la salud de nuestro gato por lo que tenemos que intentar incluir siempre en la dieta alimentos ricos en este aminoácido.