¿Cómo saber si mi gato tiene Conjuntivitis?

Contagio, síntomas y tratamiento de la conjuntivitis felina

¿Estás preocupado por si tu gato tiene conjuntivitis? La conjuntivitis es una enfermedad muy común para los felinos pero si se diagnostica con rapidez y se le pone el tratamiento adecuado la evolución será buena. La conjuntivitis suele ser bastante molesta porque presentará síntomas como el lagrimeo o el cierre involuntario de los ojos por el dolor. Tu gato se sentirá incómodo y seguramente notarás pronto que no se encuentra bien.

Es importante acudir al veterinario lo antes posible para que este valore los síntomas y pueda aplicar el tratamiento adecuado lo antes posible. Os vamos a contar cuáles son los síntomas de la conjuntivitis en gatos, las causas y los posibles tratamientos.

¿Qué es en realidad la conjuntivitis?

La conjuntivitis es inflamación de la conjuntiva que es la membrana mucosa delgada que cubre los párpados internamente y la parte anterior del globo ocular. Una enfermedad que sufren los humanos pero también muchas especies animales.

En la actualidad es uno de de los problemas oculares más frecuentes en gatos junto con la otitis, los problemas estomacales, la leucemia felina o la rabia. Aunque no parezca una enfermedad extremadamente grave, que hay que aplicar el tratamiento lo antes posible si no queremos que tenga consecuencias para la salud de nuestro felino como problemas en la córnea.

Estos son los síntomas que muestra un gato con conjuntivitis

Los síntomas de la conjuntivitis son el enrojecimiento de la conjuntiva, tanto bulbar como palpebral. Normalmente se acompaña de lagrimeo ya sea de lágrima serosa (transparente), mucosa, mucopurulenta e incluso sanguinolenta. Incluso otro de los síntomas suele el cierre involuntario de los párpados por dolor y por él nos solemos dar cuenta de que nuestro gato sufre una conjuntivitis.

El veterinario deberá realizar un estudio oftalmológico completo en su consulta para valorar el tipo de lesión y su gravedad. Tendrá que realizar a vuestro gato varias pruebas como el test de Schirmer para ver la producción de lágrima o el de la fluoresceína para observar si tiene de úlceras en el ojo afectado. El veterinario realizará todas las pruebas necesarias para diagnosticar la conjuntivitis.

¿Cómo se ha contagiado mi gato de Conjuntivitis?

La causa más habitual suelen ser las infecciones víricas de las cuales la conjuntivitis es uno de los síntomas. Por ejemplo, el Herpesvirus felino tipo I que se suele dar con secreción nasal y otros síntomas respiratorios. Su diagnóstico se realiza mediante la prueba laboratorial PCR y el tratamiento en este caso concreto es sintomático.

También se puede deber al Calicivirus felino o a bacterias como la  Chlamydophila felis que suele estar acompañada por signos respiratorios leves. El tratamiento en este último caso suele ser con un antibiótico tópico concreto como cloramfenicol o tetraciclina durante 20 días.

Conjuntivitis no infecciosas ¿Qué es?

Además de las causas infecciosas también se puede tratar de conjuntivitis no infecciosas como la eosinofílica, que causa engrosamiento y enrojecimiento conjuntival severo. Suele suponer una secreción blanquecina y el tratamiento suele ser la administración de inmunosupresores, como los corticoides o la ciclosporina. Es importante el diagnóstico de este tipo de conjuntivitis porque el tratamiento es totalmente diferente.

Incluso la conjuntivitis de nuestro gato se puede deber a causas exógenas como traumatismos, reacciones alérgicas o el contacto con agentes irritantes como jabones o detergentes.
Cuando se produce un traumatismo la conjuntiva se inflamará, pero hay que ver si se ha producido una lesión es corneal. Además, se puede producir una úlcera corneal en el ojo del gato y el primer síntoma será una conjuntivitis unilateral que les obliga a cerrar el ojo.

Por último, hay que tener mucho cuidado con la higiene de los ojos de nuestro gato ya que otra de las causas de conjuntivitis en gatos es la suciedad del ambiente. La suciedad y no limpiarle los ojos habitualmente y de forma puede degenerar en una conjuntivitis. La falta de higiene suele ser la causa de conjuntivitis en gatos pequeños abandonados.

Para limpiar los ojos de nuestro gato lo más habitual es utilizar suero fisiológico y gasas esterilizada para evitar la suciedad y la aparición de legañas. También podemos limpiar sus ojos con remedios caseros como una gasa esterilizada mojada en infusión de manzanilla o tomillo. Los ojos también deben ser limpiados y cuidados todos los días para evitar este tipo de enfermedades en nuestro gato.

Nuestro consejo es que siempre que observemos que nuestro gato tiene algún síntoma de sufrir conjuntivitis como el lagrimeo excesivo o el cierre involuntario de los ojos, tendremos que acudir al veterinario para que determine la causa y el tratamiento. La rapidez en el diagnóstico y el tratamiento es fundamental para que no suponga un gran problema de salud para nuestro gato.