Una araña ha picado a mi perro ¿Qué hacer?

Primeros auxilios tras la picadura de una araña

Si tu perro es curioso y ha llegado corriendo con la cara u otra parte del cuerpo hinchada, puede que haya sufrido una picadura de insecto o de una araña. Aunque no lo hayas pensado, los perros están expuestos quizás más que los humanos a las picaduras, especialmente aquellos que tienen poco pelo o que pasan largas horas en el jardín.

Aquí te hablaremos un poco de la picadura de araña en perros. Te diremos cómo identificarla, los cambios que notarás en tu mascota y qué hacer si a tu perro le ha picado una araña, entre otras cosas que te ayudarán a que tu perro se sienta mejor en dicha situación.

¿Cómo saber si una araña ha picado a mi perro?

Quizás ya has pasado desapercibida una que otra picada en tu perro, más aún si este tiene el pelo largo o no es de los que se suele quejar. Y es que las picaduras de arañas  no son algo común y en general, las complicaciones suelen ser bajas.

Sin embargo, dependiendo del tipo o especie de araña, la afección puede ser más o menos notable a simple vista, ocasionando en algunos casos signos clínicos. Si ves a la araña en acción o cerca del crimen, podrás hacer una identificación sencilla, si no es difícil que solo con ver la picadura roja en tu perro puedas hacerlo.

De igual forma te adelantamos que no todas las arañas pican y no todas las especies son venenosas. Por lo que sería bueno que inmediatamente notes el cambio en tu perro, tomes fotos para que el veterinario las vea y también puedas comparar en la web con fotos de picaduras de arañas en perros.

¿Qué síntomas muestra un perro picado por una araña?

Como ya mencionamos es bastante común que las picaduras de araña pasen desapercibidas, o que notes un enrojecimiento en la zona con una pequeña inflamación. No obstante, algunos perros pueden presentar molestias o alterarse al momento de la picadura, revolcándose o corriendo para aliviar el dolor.

En otros casos las picaduras de araña pueden infectarse, notando una inflamación más visible, con dolor al tacto y aumento de la temperatura en la zona, lo que a su vez indica presencia de pus. Estos signos suelen aparecer cuando la araña a inoculado un veneno a tu perro, por lo que en algunos casos graves puedes presenciar los siguientes signos clínicos:

  1. Dolor en el lugar de la picadura de araña.
  2. Intranquilidad y nerviosismo al momento de la picadura.
  3. Salivación excesiva.
  4. Incoordinación.
  5. Fiebre.
  6. Debilidad.
  7. Parálisis.
  8. Dolores al tacto o al caminar.
  9. Cólicos- dolor abdominal.
  10. Vómitos y diarrea.
  11. Rigidez en la musculatura y en la zona abdominal.
  12. Necrosis en la zona de la picadura.
  13. Episodios convulsivos.
  14. Problemas respiratorios.

Los casos graves de intoxicación son ocasionados por la araña viuda negra, algunos perros no soportan la letalidad del veneno y fallecen al entrar en un shock sistémico, por lo que es muy importante trasladar a tu mascota con rapidez al veterinario. Lo difícil es que puedas diferenciar dichos signos clínicos con los de otras patologías, si no has visto a la araña.

Algunos perros pueden sufrir reacciones alérgicas en el área de la picadura, en algunos casos graves la reacción alérgica se da a nivel general, requiriendo una acción médica inmediata.

¿Siempre es peligrosa una picadura?

Como has podido ver la peligrosidad de una picadura de araña dependerá básicamente de la araña. Así como hay especies inofensivas hay otras como la vida negra que es capaz de matar a un animal de compañía. Además, de la especie de la araña la cantidad de veneno y la zona de inoculación también influye en la reacción del animal.

En general, el género de arañas Latrodectus es el más peligroso para las mascotas, perros y gatos, y se trata de arañas que se encuentran prácticamente a nivel mundial. Las especies más comunes son la L. Mactans conocida comúnmente como araña viuda negra y la L. Hasselti conocida como araña espalda roja australiana.

También vale destacar a la Loxosceles reclusa, conocida como araña reclusa parda o araña violinista, que ocasiona una necrosis visible en el área de la picadura. Esta especie es considerada junto con la viuda negra como una especie de importancia médica en América del Norte.

El veneno de la viuda negra tiene un LD50 (dosis letal media) de 1.39 mg / kg, es decir que con una sola mordida es capaz de dañar a un perro o gato, siendo estos últimos más vulnerables al veneno. En animales de compañía los signos clínicos pueden presentarse dentro de las 8 horas luego de la picadura, iniciando con inquietud, entumecimiento y rigidez abdominal.

Una araña ha picado a mi perro ¿Y ahora que hago?

Si notas algunos de los signos mencionados en tu perro o un cambio en su actitud normal y resides en un lugar en donde es frecuente la presencia de arañas tóxicas, es conveniente que traslades a tu mascota para que reciba atención veterinaria lo más rápido posible.

Este colocará un antídoto a tu perro y verás cambios positivos de manera inmediata. Este tipo de antídotos no se pueden poner a la ligera, ya que en ocasiones causan efectos secundarios, por lo que es necesaria la monitorización especializada.

Otros fármacos serán colocados a tu perro dependiendo de la sintomatología que presente, lo que permitirá ir mejorando progresivamente. Dependiendo de la gravedad y de qué tan rápido hayas llevado a tu perro para recibir el antídoto la recuperación puede tardar de una a dos semanas, por lo que debes tener paciencia. Si ves a la araña en acción o cerca de tu perro, captúrala sin matarla y toma una foto para llevarla con el veterinario.

¿Existen remedios naturales para tratar la picadura de araña?

Si tu perro no presenta ninguno de los signos mencionados anteriormente y estás seguro de que en tu zona no hay arañas venenosas, pero has notado una pequeña picadura en tu mascota, puede usar algunos remedios caseros para picadura de araña.

Para aliviar la molestia o picazón lava la zona de la picadura con agua y jabón, seca y coloca compresas frías en la zona. Esto no solo alivia el prurito, sino que ayudará desinflamar la picadura y aliviar las molestias.

Si notas algún cambio en la zona de la picadura, inflamación, enrojecimiento o tumefacción, traslada a tu perro rápidamente al veterinario. Este colocará el tratamiento adecuado y ayudará a tu perro a sentirse mucho mejor.