Desafíos de la dieta BARF para perros

La dieta BARF es una forma de alimentar a los perros basada en la idea de que los perros evolucionaron para comer una dieta cruda y natural, similar a la que consumirían sus ancestros salvajes, los lobos. Son muchas las personas que cada vez se preocupan más por la alimentación de sus perros y por ende, se interesan por la alimentación natural como la dieta BARF.

Sin embargo, la dieta BARF también presenta desafíos que deben tenerse en cuenta antes de cambiar la alimentación de un perro a una dieta con productos biológicamente apropiados. Veamos en detalle cuáles son los desafíos que debemos tener presentes.

Necesidad de equilibrar la dieta

Una de las mayores preocupaciones al alimentar a un perro con una dieta BARF es asegurarse de que reciba todos los nutrientes necesarios para una dieta equilibrada. Si bien una dieta natural puede proporcionar muchos de los nutrientes que un perro necesita, también puede carecer de algunos nutrientes esenciales si no se prepara correctamente.

Por ejemplo, los perros necesitan una fuente de calcio en su dieta para mantener huesos y dientes fuertes, y la forma más común de proporcionar calcio en la dieta BARF es a través de huesos crudos. Sin embargo, es importante asegurarse de que los huesos sean adecuados para el tamaño del perro y que no presenten riesgo de asfixia o lesiones.

Además, una dieta BARF también puede carecer de ciertos nutrientes, como vitamina D, que se encuentran en alimentos procesados o fortificados, y que pueden ser difíciles de obtener a través de una dieta natural.

Riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos

Otro desafío de la dieta BARF para perros es el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos. La manipulación de alimentos crudos puede aumentar el riesgo de que los perros y los humanos contraigan infecciones alimentarias, como la salmonela y la E. coli.

Es importante seguir prácticas de manipulación de alimentos seguras al preparar alimentos, como lavarse las manos y las superficies de preparación de alimentos con regularidad, y asegurarse de almacenar los alimentos adecuadamente para evitar la contaminación cruzada.

Así mismo y aunque algunos defensores de la alimentación BARF indican que los alimentos deben darse crudos, existen numerosos estudios que demuestran que si son cocinados levemente son mucho más seguros. Ya que al cocinarlos un poco y de forma adecuada, eliminamos posibles parásitos y bacterias, además de hacer la dieta mucho más digerible y palatable (a excepción de los huesos, que no deben cocinarse nunca).

Podemos ver empresas especializadas en comida natural para perros cómo Dogfydiet, la cuál cocina ligeramente los ingredientes en sus recetas, consiguiendo así que sean mucho más seguros y digeribles.

Coste y disponibilidad de los alimentos

Alimentar a un perro con una dieta natural también puede ser costoso y además, puede ser difícil encontrar alimentos frescos de alta calidad a un precio razonable, especialmente si se vive en un área rural. Además, los alimentos frescos suelen ser más caros que los alimentos procesados, lo que puede aumentar los costos de la alimentación de nuestro perro a largo plazo.

Tiempo y planificación

La preparación de los alimentos para la dieta BARF también puede ser un desafío en términos de tiempo y planificación. Es importante asegurarse de que el perro reciba una dieta equilibrada y completa, lo que puede requerir algo de trabajo y planificación.

Es importante variar los alimentos, para garantizar una amplia y equilibrada gama de nutrientes en la alimentación de nuestro perro. Y también será necesario ajustar la cantidad de alimentos según el nivel de actividad y el peso del perro.

Debemos recordar que la preparación de una alimentación natural es más laboriosa que simplemente abrir una lata o un paquete de comida procesada. Es importante asegurarse de que los alimentos crudos se preparen adecuadamente para evitar la contaminación cruzada, parásitos, bacterias y demás riesgos para la salud.

¿Cómo cambiar la dieta de nuestro perro?

Al principio puede dar miedo pensar en cambiar la alimentación de nuestro perro, ya que supone un gran cambio de mentalidad. Es importante que tengamos en cuenta que el cambio será a mejor, y que pronto empezaremos a notar en él todos los beneficios propios de la dieta natural. 

Sí es importante que sigamos un proceso de transición que permita a nuestro perro adaptarse al nuevo alimento. Es imprescindible que lo hagamos de forma gradual y que respetemos sus tiempos para evitar molestias estomacales u otras reacciones adversas. 

Es importante asegurarse de que la dieta sea equilibrada y completa, seguir prácticas de manipulación de alimentos seguras, y estar preparado para el coste y el tiempo necesarios para preparar la comida. 

NaturalCan

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba