Órganos y vísceras en la Dieta BARF

Información detallada sobre el uso de órganos y vísceras

Los órganos suponen una increíble fuente de nutrientes fundamentales en la alimentación de nuestros perros y gatos, aportando un elevado número de vitaminas, minerales y ácidos esenciales. Contienen un elevado número de vitaminas del grupo B y D, además de ácidos grasos como el ácido fólico y araquidónico, sin olvidar las grasas beneficiosas cómo las omega 3 y 6, EPA y DHA.

Y aunque a los humanos nos da un poco de “repelús” hablar de comer órganos o vísceras, debemos pensar que no estamos hablando de nuestra alimentación personal, sino de lo que es más beneficio para nuestra mascota.

El Hígado en la Dieta BARF

El hígado debe ser uno de los ingredientes imprescindibles en la dieta de nuestros animales gracias a su gran aporte nutricional. En los últimos años sin embargo ha surgido cierta controversia respecto al uso de este órgano en la alimentación ya que es el responsable de filtrar los productos químicos y toxinas tan presentes en la ganadería actual. La verdad es que las filtra pero no las almacena, pero si quieres estar totalmente seguro una buena opción es el hígado de origen ecológico.

Entre sus componentes encontramos vitaminas del grupo B, A y K, además de hierro y zinc. Esta composición hace que sea un alimento de fácil digestión y un gran antioxidante. Además de prevenir la anemia, ayudar al desarrollo cognitivo y mejorar el sistema inmune.

Es por tanto un ingrediente muy recomendable para perros y gatos en cualquier momento de su vida. Pero especialmente para aquellos con un nivel de actividad muy elevado ya que aumentará su resistencia. Por otro lado también es muy beneficioso para perros geriátricos ya que ayuda a conservar el sistema nervioso y previene la demencia senil.

Beneficios de la Tripa Verde

Sea de vaca o de cordero, la tripa verde es otra de las cosas que no deben faltar en una dieta casera equilibrada. Se trata de partes del estómago o la panza de estos animales a las que se ha limpiado previamente de cualquier resto gastrointestinal. Y es sin duda el probiótico estrella en el menú natural de perros y gatos.

En su composición podemos encontrar grandes cantidades de hierro y vitamina B5 muy compensadas con un aporte bajo de proteínas y grasa. Sus beneficios son muchos, pero destacan especialmente la mejora del sistema inmune y la regeneración de la flora intestinal.

Es un ingrediente muy recomendado para cualquier perro o gato. Pero especialmente para aquellos con intolerancias alimentarias o problemas de salud por sus capacidades regenerativas. Además gracias a los efectos positivos que tiene en el sistema digestivo es un ingrediente muy bueno para momentos sensibles como los cambios de dieta.

Corazón de ternera cómo fuente de proteína

El corazón es un órgano muy fácil de incluir en la dieta de cualquier perro o gato ya que al ser un músculo su textura es como la de la carne. Sin embargo su composición es muy rica en nutrientes únicos y proteínas por lo que el aporte a cualquier menú no tiene comparación con cualquier otra pieza de res.

Uno de los componentes más especiales es la coenzima Q10, encargada de optimizar el ritmo cardíaco y de favorecer el correcto funcionamiento de las células. Además la presencia de colágeno y elastina también es mayor en el corazón, por lo que ayuda a mantener unas articulaciones sanas. Gracias a la coenzima Q10, el corazón es muy recomendable para animales con problemas cardíacos, tumores o diabetes entre otras enfermedades.

Pero el corazón también es rico en aminoácidos esenciales, selenio, fósforo y zinc. Lo que hace que su consumo aumente la resistencia muscular y favorezca un correcto desarrollo psicomotor.

Riñones en la alimentación natural

Después del hígado, la segunda víscera que más micronutrientes aporta a la dieta son los riñones. De ahí la importancia de que estén presentes en cualquier menú para perro o gato. Además, son beneficiosos sea cual sea el animal de origen, por lo que siempre podrás encontrar de algún tipo en la carnicería.

Entre sus componentes principales encontramos fósforo, hierro, zinc, colesterol y vitaminas del grupo B en grandes cantidades. Destacan especialmente las vitaminas B1, B2, B3, B6, B9 y B12, tan importantes para un desarrollo correcto a todos los niveles y un estado de salud óptimo.

El aporte de hierro de los riñones hace que sea indicado su consumo para perros con un nivel de desgaste energético alto. Además las vitaminas hacen que sea beneficioso para el sistema circulatorio, para combatir enfermedades como la artritis, problemas digestivos o incluso la diabetes.

¿El Pulmón también se come?

Otro de los órganos internos que se recomiendan para perros con unos niveles de exigencia altos en cuanto a energía es el pulmón gracias a su alto contenido en hierro. Pero ese no es el único beneficio del consumo de pulmón de otros animales para perros y gatos. Sin embargo, tenemos que señalar que en ocasiones conseguir estas piezas puede ser algo complicado salvo que acudamos a una casquería.

Además del hierro, el pulmón presenta otros nutrientes importantes como fósforo, zinc, vitamina B12 y vitamina D. Ésta última ayuda a mejorar la piel y el pelaje de nuestros compañeros, por lo que su consumo es aconsejable en épocas de muda o en caso de dermatitis. Por otro lado, se ha demostrado que la vitamina D también es efectiva previniendo algunos tipos de cáncer y que mejora el sistema inmune.

De manera que en realidad el pulmón es un gran ingrediente para añadir a los menús naturales de perros y gatos en cualquier momento de su desarrollo.

Opinión sobre el uso de órganos y vísceras en la Dieta Barf

Si hay algún súper alimento cuando hablamos de dieta natural para perros y gatos, esos son sin duda alguna los órganos internos o vísceras de otros animales. Los nutrientes que podemos encontrar en estos ingredientes superan con creces los de cualquier otro, ya sea en vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales o antioxidantes. Y aunque tampoco hay que abusar, el uso de órganos en los menús de nuestros compañeros de cuatro patas es imprescindible.

De hecho, si nos fijamos en lo que hacen otros animales carnívoros a la hora de comer nos damos cuenta de la importancia que tienen las vísceras. Ya que tanto los lobos como los grandes felinos se alimentan siempre en primer lugar de los órganos internos y dejan el resto de carne y huesos para lo último. El motivo es muy claro, es aquí donde encontramos la mayor parte de vitaminas, minerales y enzimas.

Sin embargo, a pesar de que pueda sonar contradictorio, debido a las grandes cantidades de nutrientes que tienen estos ingredientes es importante no usarlas a la ligera. Ya que no es recomendable que constituyan más de un 10% de la alimentación en el caso de los perros y un 15% en los menús de los gatos. De lo contrario podríamos provocar una hipervitaminosis en nuestros peludos.

Es importante también incluir distintos tipos de vísceras en la dieta, no solo combinar órganos sino también que provengan de diferentes animales. No todas las vísceras aportan los mismos nutrientes. De forma que al combinarlas conseguiremos un balance más equilibrado de vitaminas y minerales. Puedes usar hígado, riñones, pulmón, corazón o tripa verde de cordero o de vaca.

Si no estás acostumbrado a manipular este tipo de ingredientes puede resultar desagradable al comienzo. Pero recuerda que los aportes nutricionales que tienen para tu peludo son imprescindibles para su salud. Además las vísceras deben servirse preferiblemente crudas, ya que al cocinarlas suelen perder muchos de sus nutrientes.

Sin embargo, recuerda congelar cualquier órgano interno durante al menos tres días antes de ofrecérselo a tu compañero de cuatro patas. Así estarás seguro de que no contiene parásitos o bacterias perjudiciales para su salud.