Recetas de dieta barf para perros pequeños

Aprende a preparar tres deliciosas recetas BARF para perros de tamaño pequeño

Cuando pensamos en una alternativa a los piensos para perros como la dieta BARF o ACBA (alimentación cruda biológicamente apropiada), nos imaginamos a perros con grandes dentaduras masticando huesos. Sin embargo, no hace falta un gran tamaño para alimentarse de forma natural. Todos los perros, desde los chihuahuas o los yorkshire terrier a los grandes mastines pueden comer dieta barf.

El truco está simplemente en adaptar los menús a las necesidades particulares de cada perro. Pero no solo en función del tamaño o de la raza, sino también de sus características y momento en el que se encuentre. A continuación te contamos cómo preparar recetas de dieta natural para perros pequeños y mini.

¿Carne cruda o cocinada?

Recordamos que la dieta BARF más estricta recomienda dar carnes y pescados crudos. Sin embargo hay peligro de parásitos y bacterias, por lo que desde Naturalcan siempre recomendamos cocinar la carne y el pescado previamente, a la plancha, al vapor o cocida. No así los huesos, que siempre deben darse crudos.

Receta de pollo con ternera y frutas

Comenzamos con una receta básica con ingredientes muy comunes que suele gustar y sentar bien a la gran mayoría de los perros, independientemente de su tamaño. Con esta receta vamos a preparar 1 kilo de comida aproximadamente. Una vez la tengas hecha puedes congelarla en las porciones que correspondan según el peso de tu perro e ir sacándola poco a poco.

Ingredientes:

  • 500 gramos de carcasas de pollo con carne
  • 300 gramos de carne de ternera
  • 100 gramos de fruta. Puedes elegir entre las que sean de temporada en el momento de hacer la comida. Manzana, plátano, melocotón, pera, etc.
  • 100 gramos de vísceras de pollo o ternera. De nuevo este ingrediente puede variar en función de lo que tengan disponible en la carnicería. Puedes añadir riñones, pulmón o hígado tanto de ternera como de pollo.
  • Un chorro de aceite de oliva o de salmón.

Instrucciones:

Tritura las carcasas de pollo o bien córtalas en pedazos que tu perro pueda manejar correctamente. A continuación tritura también la carne de ternera junto con las vísceras y reserva. Corta la fruta para eliminar las pepitas o huesos que pueda tener y pártela en trozos. El tamaño de los trozos dependerá de tu perro.

Lo ideal es que tenga que masticarla pero si inicialmente no le gusta puedes triturarla también. Mezcla todo en un recipiente y añade un chorro de aceite de oliva o bien de aceite de salmón. Como extra puedes echar también una cucharadita de espirulina. Recuerda que si las carcasas están en trozos es mejor no añadirlas a la mezcla y dárselas por separado para que no se los trague enteros.

Receta de conejo y pollo con verduras

La carne de conejo tiene un sabor un poco más fuerte que el pollo por lo que suele gustar bastante a nuestros compañeros de cuatro patas. Además, se trata de una fuente de proteínas con muy poca grasa. Por lo que esta receta es ideal para perros que tengan algo de sobrepeso o bien para aquellos que no hagan mucha actividad física. Sin olvidar que el conejo es perfecto para canes con intolerancias alimentarias por su baja reactividad.

Ingredientes:

  • 400 gramos de cuellos de pollo, puntas de ala y cartílago de carcasa. Si el perro tiene una buena dentadura o está acostumbrado a comer huesos también podemos añadir la carcasa del conejo.
  • 250 gramos de carne de conejo y pollo.
  • 100 gramos de vísceras de conejo. Corazón, hígado, riñones, etc.
  • 150 gramos de verdura de temporada. Podemos añadir calabaza, zanahoria, calabacín o judias verdes.
  • Un chorro de aceite de oliva.

Instrucciones:

Corta los huesos de pollo con ayuda de una tijera de cocina en pedazos manejables para la boca de tu compañero y sepáralos. Después tritura la carne o bien córtala en pedazos pequeños junto con los órganos de conejo. Pon en una cazuela agua a hervir y cuece la verdura en trozos. Si echas calabaza procura quitarle la piel y las pipas ya que pueden ser peligrosas para los perros más pequeños. Una vez estén blandas las verduras deja que enfríen y mezcla junto con el resto de ingredientes a excepción de los huesos.

Añade un chorro abundante de aceite de oliva y mezcla bien. De nuevo puedes dividir la mezcla en paquetes individuales y congelar para ir sacando el menú diario cómodamente. Los huesos intentaremos no mezclarlos para que los mastique correctamente.

Receta de salmón con pavo y verdura

El salmón es un ingrediente muy rico en nutrientes que no debe faltar en la dieta de ningún perro. Además junto con el pavo son dos fuentes de proteína muy ricas en ácidos grasos beneficiosos para la salud. Esta es una receta que suele funcionar de maravilla con perros mayores ya que ayuda a reforzar el sistema inmune. Te contamos cómo prepararla.

Ingredientes:

  • 600 gramos de pavo con carcasa y vísceras.
  • 200 gramos de salmón sin espinas.
  • 200 gramos de frutas y verduras mezcladas. La mejor opción siempre son las de temporada, pero puedes escoger entre una gran variedad. Zanahoria, manzana, pera, calabaza, melón, calabacín, coliflor, etc.
  • Aceite de salmón.

Instrucciones:

En primer lugar recuerda que es muy importante congelar la carne y el pescado siempre antes de ofrecérselo a nuestros perros, pero especialmente el pescado como el salmón. Por lo que si no tienes pensado meter en el congelador esta receta en porciones tendrás que hacerlo antes con el salmón.

Una vez tengas los ingredientes preparados corta los huesos de pavo en pedazos aptos para la mandíbula de tu perro pequeño o bien tritúralos si crees que no podrá con ellos. Corta en pedazos muy pequeños el salmón y la carne de pavo junto con las vísceras. Parte las frutas y verduras y retira las pepitas o pipos de su interior. Después cuece las verduras hasta que estén blandas y espera a que estén frías. Mezcla todo, menos los huesos de pavo, añade un chorro de aceite de salmón y listo.